viernes, 22 de julio de 2016

¿En qué se parecen la catedral de Burgos y un Nuevo Estilo de Relaciones, NER?





Catedral de Burgos: puerta de la plaza del Sarmental.



La catedral de Burgos y un Nuevo Estilo de Relaciones, NER
son públicos, son bienes y van haciendo historia

► son bienes, usarlos para causar daño es posible solo no siendo la catedral de Burgos o no siendo Nuevo Estilo de Relaciones.

► son bienes que van haciendo historia, existen en el tiempo, y aunque tanto el NER como esta catedral dejen de existir algún día, su aportación forma parte de la evolución de una sociedad.

► son bienes públicos, han sobrepasado en el espacio y a través del tiempo a sus creadores; cualquier persona puede disfrutar del Nuevo Estilo de Relaciones y de la catedral de Burgos desde cualquier lugar, sin que ambos dejen de ser de todos.


Aquí, ahora mismo, gracias a las llamadas nuevas tecnologías, este blog ofrece un NER propio y compartido; propio en la experiencia o vivencia, y compartido, en los dos sentidos de acuerdo (en las ideas) y de comunicación (desde este pequeño espacio a disposición de quien desee). Este es un NER propio, compartido e importado, del mismo modo que pueden importarlo e implantarlo cuantos deseen, gracias a las aportaciones que se han ido sumando con esta utilidad.




¿Qué es NER?

Este gráfico es la respuesta. ¿Qué ves aquí?



Yo veo un modo de vida en esquema, un modo de vida que puede ser el de cualquier colectivo: el gráfico sintetiza sus elementos como organismo a la vez que sus acciones o funcionamiento.

Existen versiones de este esquema en diferentes colores, pero también conozco una versión al menos con alguna variación al describir los elementos. Es de la empresa Ampo; mira aquí una parte de su esquema del NER.




Lo que no cambia es la presentación de nombres insertados en rectángulos. Este grafismo evoca el clásico esquema de la clásica administración, que también se forma con nombres en cuadros. Por sus similitudes tanto como por sus diferencias, puedes ver que el mensaje gráfico del NER es su afirmación como alternativa innovadora de la administración convencional. El esquema más básico de esta, que podría resumir a todos y es casi una bandera de la cultura jerárquica piramidal, es este, ya sea dispuesto en línea o en círculo:



La imagen la tomo del blog de Luis Fernando Arnau López, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca.




Preguntas

Una propuesta con la consistencia del NER hace nacer preguntas relacionadas con las raíces —radicales, pues— de la propia vida organizativa, como su forma y su estructura.

Del concepto de ‘forma’ aplicado a la vida organizativa suele carecerse en la cultura jerárquica piramidal, ya que, en resumidas cuentas, no cabe: hay una sola forma, que es la jerarquía piramidal. Pero desde el momento en el que nos encontramos ante una alternativa consistente como el NER, las preguntas surgen fácilmente (o son difícilmente esquivables): ¿avanzamos con la organización que necesitamos?, ¿nuestra forma de hacer y ser satisface nuestras necesidades ante los retos del entorno?, ¿y de puertas adentro?, etc. O, en fin, también hay quien dice por toda reflexión el «siempre lo hemos hecho así».

Sobre sus propias preguntas es como ha articulado la empresa Ampo su forma organizativa:




Y mira este titular que proporciona Jon Gorrotxategi:

«¿La clave del éxito de Ampo? Básicamente, cómo lo hacemos
y cómo lo sabemos hacer»


Aquí puedes escuchar la entrevista y aquí te ofrezco su transcripción; es breve y Gorrotxategi no entra en detalles, pero merece la pena quedarse con la idea del título.

Rumiar la idea de ‘forma’ con la perspectiva del NER, nos va a situar ante la idea de ‘estructura’, ya que las formas organizativas que deseamos no son actos aislados, sino coherentes entre sí y consecuencia de unas ideas que son razón de ser. Todo ello necesita plasmarse en una forma organizativa para ser más que palabras o hechos pasajeros —por más que también valen y van dejando su siembra—. Esta entrevista con Koldo Azkoitia, un responsable de una administración que busca su modelo de relaciones, nos da algunas pistas sobre la necesidad de poner en correlación dinámicas, acciones, etc. (las formas propias de una organización basada en las personas) con la estructura organizativa.



* * *


Un genio del cine, Charles Chaplin, se ha anticipado en varias décadas a reflejar el dilema que finalmente se ha presentado en el mundo organizativo y, en particular, empresarial. En su película Tiempos modernos muestra la contienda entre la realidad incontrolable de la vida y la pretensión humana de aplicarle reglas, procesos y procedimientos, en definitiva, el propósito de convertir un organismo vivo en una máquina. Verás que el personaje de Chaplin tiene serias dificultades para integrarse en una cadena productiva, tan pronto algo le pica como aparece un insecto o... ¡los talones de Aquiles de los planes de gestión!, tan graciosos a veces como reales.




Ya que mezclarse no va a ser posible, nuestra sociedad está respondiendo actualmente con un gran desarrollo de la robótica y de la automatización, por un lado, y con nuevas propuestas organizativas basadas en las personas y su vida, como el Nuevo Estilo de Relaciones, NER, por otro lado.

Creo que el NER es una puerta abierta tanto a la cordura como al desarrollo y la innovación que la propia vida nos reclama a los seres humanos. También creo que un NER es posible para cualquier proyecto, desde los más pequeños hasta tan grandes como el propio Ampo o, más aún, como una entidad de la Administración. Así, se puede ser «razonablemente» pequeño , por más razonable que sea también el propósito de hacer frente a la crisis con más tamaño.

Preguntaba Koldo Saratxaga en una charla algo así como «¿tú con quien te concentras cuando llegas al trabajo? ¿Con la mesa? Será con los compañeros, ¿no?». Una buena «con-centración» también puede ser cada día ponernos delante de los presupuestos del NER y relacionarlo con lo que nos aguarda en la jornada. Creo que así todo es mucho más fácil y eficiente, y por lo mismo, gratificante, ¡para disfrutones!, como llama el gran crítico José Carlos a los forofos de la gastronomía.






No hay comentarios:

Publicar un comentario